LA INÉDITA HISTORIA DEL CASTILLO DE REMEDIOS DE ESCALADA: OTRO PATRIMONIO LOCAL ABANDONADO A SU SUERTE POR LAS AUTORIDADES

Se trata de una obra arquitectónica de finales del Siglo XIX o principios del XX. Se podría decir que hubo y hay algunos todavía en zona sur, y cuyas historias no son parecidas pero las carácterísticas si. Una construcción parecida la hubo en banfield, existen otras dos con diferentes suertes, una es «Castelforte» en Adrogue, la Sede de la Asociación Nativos de Almirante Brown, un lugar totalmente conservado, en el cual se pueden realizar visitas como museo, y hasta se encuentran disponibles excursiones a sus túneles -porque esta clase de edificaciones los poseían-. Otro que se encuentra muy derruído es el castillo que perteneció al hermano de Eva Perón, entre las localidades de Don Orione y Ministro Rivadavia, el cual fue expropiado por el municipio tras un largo período de usurpasión esperando una larga y costosa restauración. Otra perla desaparecida fue el «castillo de Rafael Calzada», una lujosa Mansión con torres, miradores y túneles construida en 1911 en tiempo record, perteneció a Rafael Calzada, fundador de dicha localidad, poseía valiosas obras de arte, y tuvo como ilustres huéspedes a Ortega y Gasset, entre otros notables de la época, fue destruido totalmente por un incendio en la década del cincuenta y comenzó a ser loteado, aun quedando algún vestigio en la década de los 80 hasta que su última parte desapareció tras la construcción de una galería comercial. Curiosamente, hará un par de años, quedaron al descubierto un tunel de dicha finca tras el desmoronamiento de una vereda de esa manzana, cuando un automóvil estacionó sobre la acera.

Sobre el caso del «Castillo de Escalada», se han dicho muchas cosas. Se habla que ha sido construido en conjunto con los talleres ferroviarios, quizá una de las teorías más fuertes, aunque hasta el momento faltarían pruebas fehacientes de que eso. Ya que por lo que se sabe, dicho lugar está lindante pero no unido. Quizá como el Barrio Las Colonias, haya vivido gente relacionada con el quehacer ferroviario. Se habló también que había valiosas obras de arte, lo cual no esta comprobado ni por los historiadores locales. También se dijo que desde ese lugar se realizaba una defensa de los talleres de los malones indígenas, lo cual es falso, dada la posible fecha de construcción, ya no existían abórigenes en dichos lugares. También surgió una historia que habla de que tras la privatización de los ramales ferroviarios, este inmueble había sido usurpado, y estaba inaccesible para el público. Esas y muchas más leyendas urbanas que se han entretejido alrededos de esa vieja construcción, que muchas se han pasado de generación en generación y que posiblemente cada cual han agregado o quitado detalles a través del tiempo.

Empecemos a develar esta halo de misterio. El Castillo se ha construido a finales del Siglo XIX y formo parte de una finca llamada «La Marta». Si bien no tenía que ver con el ferrocarríl, los Ferrocarriles del Sud adquieren dicha propiedad y funcionó como vivienda para obreros temporarios de los Talleres. Años más tarde, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón se realizaron viviendas sociales para ferroviarios sobre Malabia -también se realizaron otras por Hipólito Irigoyen, entre el viejo Puente de Escalada y la Estación Lanús. Pero lo cierto es que las viviendas de la calle Malabia se colocarón tapándole definitivamente su visibilidad hacia el exterior. Apenas un pasillo lo dejó en contacto con el mundo. Entre los años 1997 a 1999, La Alianza, bloque opositor a Manuel Quindimil que tuvo la mayoria en el Honorable concejo Deliberante, emitió varias ordenanzas Declarando monumentos históricos a la Vieja Antena de Radio Argentina frentre al Cementerio de Lomas de Zamora, a la Estación Ferroviaria de Monte Chingolo, al castillo de «La Marta», y también declaró «De Interés Municipal» a las emisoras de Radio locales. En cuento al tema de los monumentos, una vez aprobadas las legislaciones no se pueden mover y deben ser mantenidas. Debido a que Quindimil respetó las mismas, es decir, no las derogó, pero tampoco hizo nada por dichos monumentos (En vez de mantener la antena de Radio Argentina la desguazó, y en los casos de Monte Chingolo y «La Marta», nunca movieron un dedo por su mantenimiento. Y si tenemos en cuenta que el presidente de la Comisión de Cultura del HCD era Darío Díaz Pérez, quien sería su sucesor, y lo único que hizo fue expropiar un cine en Gerli para convertirlo en Centro Cultural, cosa que jamás fue concluída).

Lo cierto es que para saber un poco más, hablamos con Matías Tagliani, periodista, y vocero de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), quien nos contó que dicha edificación no pertenece a la facultad, si bien en un momento formó parte de los ferrocarriles, el castillo fue declarado monumento histórico antes de la llegada de la casa de altos estudios: «En realidad no forma parte del predio de la UNLa. Sobre la calle Malabia quedaron varias viviendas particulares lindantes con el predio de la UNLa. Una es esa. El fondo de esa propiedad está separado de la UNLa por un muro. En la parte de la UNLa que limita con esa propiedad está la Huerta Agroecológica de la Universidad, donde se dan cursos conjuntamente con el INTA abiertos a la comunidad. Cursos de armado de huertas agroecológicas», nos dijo.

Por sus precisiones se trata de una edificación que se sitúa al límite, y por fuera del ámbito universitario. Sin embargo aquí van algunas imágenes de la actualidad de dicha edificación, la cual podría ser preservada para las próximas generaciones, dada su estructura y su opulencia.

No obstante, existiendo una ordenanza, y en base a nuestra vida democrática, sería interesante que nuestras autoridades respeten las mismas y le den a esta vieja edificación un mejor destino que el de un inmueble abandonado, el cual puede o está intrusado, donde podría ser un museo, o un centro cultural orgullo de los vecinos.