“PONGAMOS LA BASURA EN SU LUGAR”: GANADOR DE LAS OLIMPÍADAS AMBIENTALES DE ACUMAR

La propuesta fue elaborada por la Escuela Secundaria N°130 de La Matanza. Participaron 17 proyectos sobre gestión integral de residuos, soberanía alimentaria, cambio climático, la Cuenca, ACUMAR y protección de humedales.

Por primera vez, en la edición 2021 de las Olimpíadas Ambientales el jurado estuvo compuesto por estudiantes y docentes de las escuelas participantes. Todas las instituciones recibieron los proyectos del resto junto a un video de presentación para emitir su voto de modo virtual. Los criterios de evaluación fueron: transversalidad, innovación, impacto y viabilidad de los proyectos. La elección la realizaron estudiantes designados como referentes ambientales, pero se promovió que para la misma dieran un debate junto a todo el curso, con el acompañamiento docente.

El proyecto “Pongamos la basura en su lugar VII”, elaborado por estudiantes de 4° año y la docente Viviana Corvalan de la Escuela Secundaria N°130 de La Matanza, resultó seleccionado en primer lugar con 198 votos. La iniciativa se propone promover en el barrio Don Juan la participación vecinal en la gestión de la basura, impulsando la reducción, reutilización y reciclado de residuos para mejorar la calidad de vida y la protección del ambiente.

Por su parte, con 185 votos, el proyecto “Campaña de promoción de hábitos saludables”, desarrollado por estudiantes de 3° año del Centro Educativo Nivel Secundario N°454 de Morón con la docente Carla Robles, recibió una mención especial.

En la etapa final del certamen participaron 17 proyectos, elaborados por más de 380 estudiantes de escuelas de los municipios de La Matanza, General Las Heras, Morón, Almirante Brown, Lanús, y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Durante los últimos meses, recibieron seguimiento y asesoramiento virtual por parte de ACUMAR, a fin de colaborar en la fase final de elaboración del proyecto ambiental.

Las Olimpíadas Ambientales, parte del programa Escuelas por la Cuenca, buscan impulsar la creación e implementación de proyectos ambientales educativos innovadores y creativos con un impacto concreto y con el fin de contribuir a concientizar en la necesidad de mejorar la calidad de vida de la población de la Cuenca, cuidar el ambiente y pensar en un futuro más sustentable, a la vez que promover que las juventudes se reconozcan como actores centrales del cambio socioambiental.