TENSA ESPERA EN EL CONFLICTO MUNICIPAL ANTE LAS NEGOCIACIONES EN EL MINISTERIO DE TRABAJO

En la segunda semana desde que se dictó la conciliación obligatoria han habido pocos avances, y desde luego, existe una tensa calma de los municipales, los cuales no desean que les descuenten la jornada de paro de sus haberes, lo cual, ante las negociaciones con el ministerio de trabajo, el municipio no lo podría realizar. No obstante, hay temor por represalias de parte de las autoridades locales para con sus empleados.

Las negociaciones, tripartitas y obligatorias, donde deben estar presentes las autoridades del ministerio, las autoridades municipales y el STML, sindicato que inició la última movilización que paralizó el municipio, se llevan con total lentitud. Por un lado nadie estaría de acuerdo con la otra parte, y por el otro, tratan como en el léxico futbolero de «tirar la pelota fuera» y así hacer tiempo. Tal es el caso del municipio que solicitó «tiempo» para presentar una propuesta nueva y tendrían tiempo hasta el 27 del corriente.

Por un lado, dicho tiempo, puede perjudicar al empleado, que vive todo este conflicto con la incertidumbre de no saber si le descontarán o no esa jornada de su sueldo. No obstante, de tener tiempo para enviar la nueva propuesta hasta ese día, sería muy dificil que en la liquidación del mes siguiente pudieran ingresar los descuentos por el paro, los cuales ya por la conciliación no podrían ingresar.

Las negociaciones son lentas, y nadie garantizan que la propuesta que envie el municipo pueda ser aprobada por los municipales, pero a partir de allí podrá empezar la discusión que no existió en las paritarias a la que no invitó a participar el municipio.